El masaje con pindas es un masaje que cada vez se está volviendo más popular en nuestros balnearios y spas. Este tipo de masaje, cuya procedencia podemos buscar en la medicina ayurvédica (Prakop en Tailandia), se realiza combinando el masaje tradicional con las llamadas “pindas”.

Las pindas son bolsas de tela rellenas de hierbas y elementos naturales, que se calientan al vapor antes de realizar el masaje, y de las cuales emana -según los principios ayurvédicos- todo el poder de la naturaleza. Te contamos sus secretos.

El masaje con pindas es un masaje altamente relajante, muy apropiado para gente que padece problemas de estrés o insomnio. Además, al ir las pindas rellenas de diferentes elementos y plantas medicinales, podemos adaptarlas a las necesidades concretas de cada cliente.

Pindas

Las pindas son pequeños saquitos que se preparan rellenándolos de diferentes elementos y plantas medicinales. Estos saquitos se calientan al vapor antes de ser aplicados en la piel que previamente se habrá empapado con algún aceite esencial como por ejemplo el de almendras.

En el masaje con pindas, combinamos, con las pindas en la mano, movimientos fuertes y activos con otros movimientos más ligeros y apacibles. De este modo, relajamos músculos y tendones produciendo una sensación de bienestar y relajación prácticamente instantánea.

Además de la relajación muscular, la termoterapia superficial que creamos con las pindas calientes actuará sobre los poros de la piel, de modo que puedan absorber más fácil y profundamente la acción de las plantas medicinales que empleamos.

En este, incluso más que en otros tipos de masaje, es muy importante el entorno, con música relajante y una luz sosegada, para crear una experiencia realmente buena del masaje con pindas.

Hay varios modos de preparar las pindas. Una combinación muy buena es la de arroz, canela y nuez moscada, que nos va a dar un aroma único y un masaje relajante y a la vez estimulante. Otros productos que podemos utilizar en combinación con el arroz (que suele ser la base de todas las pindas) es el jengibre, la cúrcuma, melisa o árnica. Para obtener una sensación realmente buena, lo ideal es utilizar para hacer las pindas, algodón natural de primera calidad, que cause una buena sensación sobre la piel.