El quiromasaje es como su propio nombre indica, una técnica de amasamiento con las manos.

Data de tiempos remotos, pero fue en la era  de la antigua Grecia y la Roma mas álgida cuando se comenzó a hablar de él.

Esta es una técnica milenaria diseñada para aliviar el cansancio, la rigidez de hombros, y las cefaleas (dolores de cabeza), entre otros.

Pero si a esta técnica le incorporamos medios modernos, tales como aparatos de electroestimulación ( corrientes ), lámparas de infrarrojos y técnicas de masaje deportivo, obtenemos un método de masaje denominado terapéutico, cuya finalidad no es otra que la de facilitar y acortar el tiempo de rehabilitación de algunas lesiones, como por ejemplo:

  • Esguinces; relajando la zona afectada y movilizando los ligamentos y tendones implicados para que su rehabilitación sea mas eficaz y menos dolorosa, así como corta.
  • Micro roturas fibrilares; relajando el músculo implicado para que las fibras se regeneren correctamente y no dejen callosidades que puedan agravar en un futuro la zona lesionada.
  • Tendinitis; relajando el músculo implicado para reducir la tensión y así el dolor en el tendón inflamado.
  • Contracturas; trabajando sobre ellas favoreceremos que no se produzcan en el futuro y que desaparezcan antes.